Mi peso

A punto de finalizar las fiestas navideñas es normal que todos estemos preocupados por el peso. Pues sí, yo también lo estoy, pero lo estoy desde mucho tiempo antes de la Navidad. La báscula es casi uno de mis peores enemigos. A lo largo de mi vida me he enfrentado a ella.

He probado mil dietas y desde hace diez años practico deporte de manera asidua. En este tiempo he logrado bajar muchos kilos, sobre todo en los primeros años. He logrado incluso un peso optimo para este deporte, pero ahora no es que esté especialmente fino. En el último año y medio he entrenado con bastante regularidad y aún así no he logrado alcanzar mi peso óptimo.

Estimo que para correr una maratón mi peso debe rondar los 70 kilos, incluso algunos menos. Claro que siempre estarán los que me digan que donde tendré que poner más atención será en el porcentaje de grasa. Pues bien, lo que está claro es que con 85 kilos (báscula de esta mañana) me sobran kilos y me sobra grasa. Así que todos contentos.

Hay mucho trabajo por delante.

Entrenamiento de hoy
Hoy he salido a correr. Era un entrenamiento optativo, a un ritmo muy lento. La intención es mantener el hábito de entreno. Un día fresco, pero luminoso de enero, no he tenido ninguna incidencia y es que el entrenamiento no admitía muchas dudas. Esta semana ya sumo 26,1 kilómetros.

 

 

 

 

Propósitos de año nuevo

Las doce campanadas de las doce de la noche dieron paso a un nuevo ciclo de 365 días. Como decía Mecano, “hacemos balance de lo bueno y malo” y claro, aparecen también los propósitos para el año nuevo. Este año me he propuesto correr mi primera maratón, será el próximo 1 de diciembre, en Valencia.

Llevo desde el año 2009 corriendo habitualmente, he participado en muchas carreras, bastantes medias maratones, pero nunca en un maratón. Dentro de poco cumpliré 50 años ¡medio siglo! y es cuestión de enfrentarse a la distancia de Filípides.

Soy un corredor lento, pierdo peso fácilmente, pero lo gano con más facilidad. Sólo en una ocasión he logrado bajar el ritmo de 5min/km en una 10k y fue en mayo de 2011. Ya ha llovido, especialmente el último año ;).

Las lesiones me han acompañado casi desde que comencé mi actividad deportiva. He tenido varios parones, algunos bastante largos como consecuencia de estas lesiones. Uno de los más importantes fue en el año 2015 por una tendinitis aquílea. Como consecuencia de aquella lesión me aficioné también a la bicicleta, que se ha terminado convirtiendo en un perfecto complemento de mis entrenamientos.

Este es mi punto de partida para la Maratón de Valencia, pero antes hay citas como la Media Maratón de Málaga, la de Granada o la de Córdoba, además de otras muchas carreras de 10 kilómetros que se irán cruzando y con las que espero ir ganando confianza para mi debut en los míticos 42,2 km.

En este blog también contaré mis entrenamientos, mis buenos y malos momentos,… ¿Me acompañas?